COCO y las Lealtades Invisibles

Ya había publicado esta reseña hace tiempo en mi página personal de Facebook y ahora la quiero compartir con ustedes. Estos pequeños ejemplos de como nuestra vida puede estar condicionada a las creencias del clan familiar me parecen de suma relevancia para ayudar a desempolvarnos.

Coco, una película que para estas alturas ya todos vieron y si no, la pueden disfrutar en Netflix. Coco es una de esas películas que te dejan una huella y te producen muchos sentimientos, de las que te hacen reír y luego llorar y te mantienen en esa constante emoción de inicio a fin.

Después de todo lo hermoso que se muestra en la película sobre la Cultura Mexicana, como su tradicional Día de Muertos, el Arte de los coloridos Alebríjes, sus bellos Pueblos Mágicos, y de la genial Banda Sonora… encuentras en su mensaje una realidad ejemplar que todos debemos observar; –Ser desleal al clan familiar es «imperdonable»

Miguel un chico al que le apasiona la Música, pero, no puede introducirla pues su familia la rechaza por completo. En ocasiones las familias cargan con creencias transmitidas cuyo origen reside en un suceso traumático o algo que afecto en gran medida a uno de sus miembros. En este caso, podemos apreciar que Mamá Imelda (La Tatarabuela de Miguel), sufrió un abandono por parte de su Esposo, que al dedicarse a la música tuvo que dejar a la familiar para trabajar.

Esta situación tan dolorosa, hizo que Imelda proyectará su enojo y sufrimiento rechazando todo aquello que tuviese que ver con la Música; De esta manera, comienza a transmitir al clan familiar de manera implícita y explícita, la creencia de «La Música es peligrosa». Al fin y al cabo, es una forma de protección biológica inconsciente, una forma de defensa ante algo que ha provocado dolor y que el clan ahora interioriza para evitar encontrarse con una situación similar.

Es curioso ver como la nieta de Imelda, la abuelita de Miguel, se encarga de perpetuar con firmeza la creencia de su propia abuela, transmitiendo de generación a generación, tales mandatos inconscientes, «Nada de Música en la casa»!, «Ya es hora de que Miguel aprenda a hacer zapatos y continue con el negocio familiar»,… pero a Miguel le mueve otra fuerza desconocida y va en busca de ese «permiso «para poder ser él mismo y dedicarse a lo que tanto anhela.

Y es en ese momento cuando nos encontramos con dos figuras clave, La Tatarabuela Imelda, que NO concede el permiso, y al Tatarabuelo Músico excluido de la familia «al abandonar » el clan, (No daré detalles para quien no haya vista la película).

El resto de la familia es fiel a los patrones y creencias. Sin embargo Miguel, toma la posición de su familiar excluido. Solo le mira a él (Sin saberlo, sin haberle conocido, sin saber de su existencia) y toma el riesgo de ser excluido también.

Y la pregunta es cuántas veces nos pasa a nosotros lo mismo?  Encuentra un terapeuta en SanarteList Directorio Holístico

A %d blogueros les gusta esto: