¿Cuidas tu bienestar emocional?

El bienestar emocional está en el corazón de nuestra vida diaria.  Ya sea que estemos felices, temerosos, emocionados o enojados, nuestras emociones pueden influir en la forma en que abordamos nuestras actividades diarias.  Cada decisión que tomamos se rige por nuestro estado mental de alguna manera pequeña, por lo que tener una buena salud emocional es esencial para vivir una vida plena y equilibrada.

La salud emocional es una extensión de la salud mental, aunque los dos a menudo se confunden.  Si bien la salud mental se relaciona con el funcionamiento de la mente, la salud emocional se trata más de nuestro enfoque de la vida y nuestra capacidad de vivir una vida de bienestar.

Es importante recordar que la salud emocional no es fija: fluctúa con el tiempo, dependiendo de su salud física, sus experiencias y una multitud de cosas que podrían estar sucediendo en su vida personal o laboral.  Los momentos de grandes cambios pueden aprovechar su reserva emocional, pero cuanto más se preocupe por su salud emocional y desarrolle sus recursos, más contenido tendrá.

En pocas palabras, la salud emocional es crucial para el bienestar general.

Los beneficios de la salud emocional.

Desarrollar nuestra fuerza emocional no significa necesariamente que la vida será fácil o perfecta, o que no tendremos pensamientos negativos.  En cambio, significa ser capaz de navegar los altibajos de la vida con confianza y resistencia, y recuperarse cuando las cosas no salen según lo planeado.

Ser capaces de manejar nuestras emociones, pensamientos y sentimientos nos permite tomar mejores decisiones y abordar la vida con optimismo.  El viaje hacia la construcción de su salud emocional también es uno de crecimiento personal, a medida que se vuelve más productivo, se acerca a sus objetivos y se siente bien consigo mismo.

Y, por supuesto, sentirnos emocionalmente equilibrados nos permite disfrutar de relaciones más satisfactorias con las personas que amamos e interactuar con ellas.  Esta es una gran parte de lo que llamamos inteligencia emocional.

Pero una de las mayores ventajas de la salud emocional es el impacto positivo que puede tener en su salud física.  Probablemente haya notado que pasar tiempo con sus seres queridos puede hacer que se sienta relajado o que una discusión puede hacer que se sienta físicamente tenso.

De hecho, la conexión entre la salud emocional y la física es una vía de doble sentido: su salud física puede afectar sus emociones, y sus emociones juegan un papel en su salud física.  ¡Probablemente todos hemos experimentado náuseas antes de hacer algo estresante, o disfrutamos de las endorfinas que aumentan el estado de ánimo después de una clase de baile alegre o una caminata rápida!

Cuidar tu salud emocional

La salud emocional es una habilidad.  No es algo con lo que nacemos, ni algo que tenemos o no tenemos.

Piense en ello como en la forma física: es posible que no pueda correr 5K hoy, pero si comienza a moverse un poco más cada día, en poco tiempo descubrirá que está corriendo 5k y más allá con facilidad.  Del mismo modo, si practicas yoga varias veces a la semana y luego te detienes durante unos meses, ¡pronto descubrirás que no eres tan flexible como antes!

Hay muchas formas de ser proactivo para fortalecer su salud emocional, como:

Practica la atención plena para ser más consciente de tus pensamientos y sentimientos.

Practicar la gratitud para desarrollar el hábito del pensamiento positivo.

Cuidar su salud física para promover la salud y el bienestar en general.

Pasar tiempo con amigos (y mascotas) para forjar una red de apoyo y compartir sus experiencias emocionales.

Pedir ayuda cuando la necesite, ya sea de un amigo, colega o profesional de la salud.

 

Por eso entra a  Directorio Holístico SanarteList y busca tu guía.

A %d blogueros les gusta esto: