Filofobia “¿Temes al amor?”

Si tienes un miedo horrendo a enamorarte y a una relación te decimos cómo superarlo.

Imaginemos por un momento a alguien con mucha hambre, pero que tiene la creencia que, en cuanto coma, se ahogará y morirá asfixiado. Hay una gran necesidad, pero también un gran temor. Lo mismo pasa con aquellos que padecen filofobia.

Una gran necesidad de amar y ser amados y un gran terror a que eso suceda por miedo al sufrimiento, a ser rechazados o no ser lo suficientemente buenos para una relación. ¿Por qué pasa esto? ¿De dónde viene ese terror?

Ansiedad

  • Miedo a vincularse emocionalmente con alguien, especialmente miedo a enamorarse.
  • Son personas que, estando en constante deseo, necesidad y búsqueda del amor, tienen terror a que este se presente en sus vidas por temor a ser lastimados o a lastimar.

Por qué pasa?

La filofobia puede tener de tranfondo la herencia genética, cuando uno de los ancestros transmite sus miedos o sentimientos de vivencias románticas frustradas, o puede desencadenarse en familias donde se le enseñó a la persona que enamorarse es malo, que las relaciones son pecado o que todos los que te aman te traicionan.

¿Cómo se comporta alguien que la padece?

No siempre son síntomas muy notorios. No toda persona sale corriendo, sino que desarrolla estrategias para mantenerse a “salvo”.

  • Negación de necesidades: “Estoy mejor así”.
  • Evitación de personas que le atraen o que demuestran un interés romántico hacia ella.
  • Defensas altas donde muestras superioridad al no dejarse vencer por los sentimientos y viendo débiles a quienes se enamoran.
  • Pueden mostrarse seductoras, pero de inmediato alejarán a las personas que se aproximen con fines románticos.
  • Ataques de ansiedad si perciben que están en riesgo de vincularse emocionalmente a alguien o ante la sola idea de que eso pase.

¿Que problemas causa?

Relaciones de control o donde la persona se mantiene en una posición de superioridad, alta racionalización y distanciamiento emocional, para ejercer un control psicológico rígido sobre sus relaciones.

Relaciones superficiales

Con personas con las que sabe que no puede haber un vínculo duradero (personas casadas, prostitutas, relaciones casuales, etc). A veces pueden empezar de manera normal una relación, pero al sentir que empiezan a involucrarse huyen de inmediato.

Relaciones platónicas

Con personas “inalcanzables” que nunca conocerá o que, si conoce, sabe que nunca le van a mirar (pero si lo llegaran a hacer, la persona “afectada” huiría sin dar mayor explicación).

Disfunciones sexuales

Al someter el deseo a una fuerte represión, la persona puede experimentar disfunción eréctil, eyaculación precoz, anorgasmia o frigidez.

Frustración y depresión

Al haber deseo, aunque sea inconsciente, y reprimirse la satisfacción de necesidades, la persona vive en un estado de carencia y aislamiento emocional que lo pueden conducir a estados depresivos.

¿Cómo superar el miedo al amor?

1.- Reconocer que se tiene un problema 

2.- Buscar recolocar simbólicamente a las figuras parentales como independientes de sí mismo para dejar de sentirse como una extensión de ellas.

3.- Humanizar a estas figuras. Ni adorarlas, ni odiarlas, sino integrarlas a la línea de la vida en sus lugares respectivos como personas, no dioses o demonios.

4.- Buscar ayuda profesional individual o en grupo.

“Uno suele aceptar sólo el amor que cree merecer”

Aquí podrás encontrar distintas técnicas para resolver cualquier conflicto emocional SanarteList Directorio Holístico

A %d blogueros les gusta esto: