JOKER- Un niño herido será un adulto herido

‘Joker’: una película sobre el trauma, la miseria y la violencia humana fruto de una infancia lastimada y una herencia genética.

Un film que retrata un personaje mentalmente afectado que se vuelve malvado y nace un revoltoso social sin sentido.

Arthur Fleck es «Happy» apodado así por su comunidad y circulo cercano, es un personaje disfuncional, solitario que ha sufrido traumas en la infancia, algún tipo de abandono, pérdida de seres queridos, abusos físicos y sexuales y cuyo destino habitualmente lleva a un lugar violento. Vive con su madre, a la que cuida ya que también padece desórdenes mentales, él trabaja como payaso pues tiene la falsa creencia que su destino es hacer reír a la gente.

El episodio que destapa su afectación mental sucede una noche mientras viaja en el metro y tres borrachos incomodan a una chica mientras se divierten golpeando a Arthur, es cuando él llega al límite y asesina a los tres tipos. A partir de entonces se siente empoderado y comienza a creer que su vida puede cambiar de verdad, haber devuelto los golpes le genera otra imagen de sí mismo, la de alguien que puede hacer justicia por su propia mano y tomar las riendas de su destino distorsionando la realidad.

Ese habría sido el acontecimiento gracias al cual Arthur toma una mala percepción de quien es y en esa conciencia descubrimos la verdad sobre Joker, al igual que él se descubre así mismo, por medio de sueños que vive como si fueran realidad en un mundo de mentiras que su madre alimentó al criarlo, como la idea de que había nacido para hacer reír a los demás, o que siempre había sido un niño feliz y era hijo ilegítimo de un importante millonario.

Lo cierto es que fue un niño maltratado, al que su madre, no había podido ni querido defender, y que todo lo que esperaba de sí mismo, como convertirse en comediante, ser aceptado y reconocido o llevar una vida integrada a la sociedad, no son más que ilusiones que provocaban la burla y el desprecio por parte de los demás, pues no era gracioso, no tenia ninguna oportunidad, nadie le apreciaba era un perdedor absoluto, así encuentra su propósito en la vida, vengarse de todos los que según él le han hecho daño, aunado a eso vive en un momento socialmente incierto, Arthur se encuentra descontento por la falta de honestidad y de humanidad que su ciudad vive con una marcada diferencia entre ricos y pobres, con una ciudad sucia a causa de las huelgas, con los recortes y la falta de esperanza para sus habitantes. 

Arthur descubre que a los revoltosos el caos y la destrucción les encanta y cuando dispara en un programa de televisión, se enciende la hoguera, se convierte en el símbolo de una revuelta que no está dirigida hacia el cambio, la justicia social o cualquier otro propósito ético, sino a crear el caos. Se convierte en el emblema perfecto para gente airada y enfadada que no quiere otro sistema, sino venganza, con ellos se descubre como el Joker, y ante ellos puede satisfacer sus sueños de grandeza el baile sobre el coche de la policía es su momento cumbre. Allí encuentra su público, la aclamación, la imagen del éxito y de la aceptación que siempre había buscado su sueño se cumple como señor del desorden. Es entonces cuando se convierte en el ‘Joker’.

La infancia de cualquier persona representa el periodo de tiempo mas importante en su desarrollo hacia la madurez, y la conexión con sus padres y el círculo que lo rodea serán significativos en la estructura de su personalidad.

Sí, es bien sabido que nacemos con ciertas características que darán cierta forma a nuestro carácter, sin embargo la formación nos la dan los demás, el exterior, y el contexto de este.

Sobra decir que el papel de la madre es fundamental en la contención de un niño en la infancia. De la madre esperamos el amor, la protección, el alimento, la comprensión emocional, la aceptación, la compañía, el calor humano, la formación de los primeros años, todo lo que ella haga respecto a su hijo dejará una marca muy significativa que será observada en las acciones futuras del adulto.

La sociedad tiene un papel preponderante en cuanto a asegurarse de que todos los niños tengan sus necesidades cubiertas y poner especial atención en las de la contención emocional. Pero es actualmente nula la participación social en algunos países, donde no se destina recursos a este importante problemas social. 

por otro lado también tenemos la herencia genética, hay enfermedades mentales que se transmiten de los padres o incluso de los abuelos, y si retomamos el tema del Árbol Transgeneracional recordemos que quien nace con una enfermedad genética viene a reparar algo del clan familiar, el conocer el para qué y cómo reparar depende de la búsqueda de cada uno.

Al final sea cual sea la situación se vuelve un círculo vicioso interminable, «padres heridos, dejarán niños heridos que a su vez se volverán adultos heridos» 🔄

Por eso es momento de actuar y de trabajar nuestras heridas para poder dejar infancia sanas y llenas de amor.

A %d blogueros les gusta esto: