Las emociones controlan tu peso

No es la comida lo que engorda.

Muchas personas preguntan acerca de cómo “combatir” el sobrepeso o la obesidad. Dicen vivir en una constante lucha entre regímenes alimentarios escasos imposibles de seguir y programas de ejercicios muy difíciles de mantener. Y, lo peor, no consiguen resultados más que temporales. Pierden algunos kg y, al menor descuido, o incluso sin descuido, los recuperan.

Nadie les dijo nunca que el sobrepeso o la obesidad no se combaten porque estamos combatiendo al mensaje y no al problema, es como romper la carta que trae malas noticias. No sirve para nada.

El sobrepeso no es la enfermedad. Ni siquiera es el resultado de una mala alimentación o de una vida sedentaria como nos dicen siempre. Todos conocemos personas que comen poco y tienen sobrepeso y personas que comen mucho y no lo tienen. Y cuando hablo de poco o mucho es respecto al promedio “normal”, esas personas que nos asombra de la manera que comen (mucho o poco) cuando la relacionamos con su peso.

Si fuera un exceso de alimentación, por ejemplo, la persona aumentaría su peso constantemente y nunca se estabilizaría. Muchas veces escuchamos “me sobran x kg y no los puedo eliminar”.

Nunca pensaron en buscar las causas profundas del sobrepeso, esas que hacen que el cuerpo considere “necesario” esa cantidad de kg extra.

No saben que detrás de todo sobrepeso hay varios conflictos que hicieron que el cuerpo encuentre esa solución biológica. Desvalorización, abandono, carencias, silueta y algunos otros (cada uno en distintas proporciones) hacen el combo perfecto para llegar ahí.

No hay obeso que no los tenga. Algunos tienen varios hermanos y había que “pelear” por la comida, apurarse antes que la termine el otro. Solución biológica de supervivencia.

Otros vivieron carencia de comida o afectos. Engordan para hacer reservas de energía porque talvez mañana no hay, o en la búsqueda del amor de la madre a través de la comida. Solución biológica de supervivencia.

Hay quienes tienen miedo de ser desplazados de su lugar o porque sienten que son ignorados. Cuanto más gordo, más difícil de desplazar o más fácil de ver. Solución biológica de supervivencia.

¿Y cuando sienten que sobran 5, 10 o 20 kg concretamente? Están expresando una falta que se quiere reemplazar. Esa cantidad de kg puede estar diciendo que hace 5, 10 o 20 años o cuando tenía esa edad pasó algo en su vida que lo marcó para siempre. Una especie de señalador o un subrayado en el libro de su vida.

También están los adictos a la comida. Todas las adicciones remiten a mamá de una u otra manera. Comer es un placer y el primer placer es la teta de mamá. Si sentimos carencias afectivas, una de sus manifestaciones puede ser esa búsqueda de mamá a través de la comida.

Y están los sobrepesos “genéticos”. Vienen de familia. Esos pueden ser proyecto sentido (la familia siempre dijo que gordito y sanito), fidelidades familiares (doble de alguien con sobrepeso, hereda sus conflictos).

Y sigue la lista que puede ser larga.

Solo una cosa es concreta: no es la comida lo que engorda, sino los conflictos que manifestamos a través del sobrepeso. Debemos sacar esos conflictos, hacerlos conscientes, y el mensaje que el cuerpo expresa pierde sentido. El sobrepeso deja de ser “necesario” y todo vuelve a donde corresponde. Ve a Directorio Holístico SanarteList  y busca un especialista en Bioneuroemoción o Biodescodificación Biológica.

Fuente: Omar Adrian Charo – Biodescodificación emocional integral

A %d blogueros les gusta esto: